Apartur

Apartur y Barcelona Oberta quieren incentivar el turismo.

La Asociación de Apartamentos Turísticos (Apartur) y Unión de los Ejes Comerciales de Barcelona han firmado un acuerdo para incentivar el turismo en la capital catalana.

Teniendo en cuenta las dificultades de las empresas de apartamentos turísticos para tener una regulación que favorezca sus intereses, además de la negativa del Ayuntamiento de Barcelona de dar y certificar nuevas licencias hasta nuevo aviso, está claro que el horizonte es potenciar el turismo responsable para que la gente se sienta concienciada sobre la importancia del turismo y los apartamentos turísticos en Barcelona. Apartur junto con otras asociaciones a lo largo del territorio español, luchan día a día para conseguirlo.

El acuerdo firmado por ambas entidades deja entrever varios puntos. En primer lugar, apostar por un modelo turístico responsable y sostenible, donde se prima la calidad ante la cantidad, y los comerciantes y empresas operen en un mismo marco regulativo. En segundo lugar, dar un empujón a la promoción de la metodología del apartamento turístico enfrente a otros modelos de alojamiento.

Está claro que Barcelona tiene un potencial turístico enorme, y con este acuerdo se establecen las bases para la creación de nuevos puestos de trabajo y de nuevos negocios muy rentables. Asimismo, las entidades colaboradoras han detallado que con esta alianza buscan obtener representatividad ante el Ayuntamiento de Barcelona y los órganos de gestión del turismo de la ciudad en la toma de decisiones que afecten al sector.

En conclusión, con la falta de apoyos por parte de las instituciones catalanas, se tiene que regular el sector de una forma o otra, y estos acuerdos dan pie a poder llegar a la situación deseada para todos los integrantes que formamos parte del sector de forma directa o indirectamente.

 

 

valencia

Sube un 40% la ocupación de apartamentos turísticos en Valencia

La ciudad de Valencia está experimentando, cómo en el conjunto del Estado, un aumento considerable de las pernoctaciones en sus apartamentos turísticos. Barcelona, Catalunya y Andalucía, se han puesto manos a la obra, dada la alarma de desregulación y competencia desleal creciente que existe en el sector, y han aprobado decretos y leyes que regulan y exigen a los comerciantes del sector.

Durante el primer trimestre, Valencia ha visto como la ocupación de sus apartamentos turísticos ha aumentado un 40%, respecto al mismo periodo durante el año anterior. Estos datos evidencian, pues, la necesidad de regular específicamente este tipo de negocios, gran parte de los cuales se mueve en la ilegalidad por las dificultades para inscribirse en el registro oficial de la Generalitat Valenciana y obtener el visto bueno municipal.

El turismo no deja de crecer, en casi toda la Península y las Islas. El clima, la gastronomía y la variada oferta que existe, es un gran atractivo para el turista internacional. Cada vez más turistas optan por alojarse en un apartamento turístico, dada la alta comodidad, independencia y proximidad que este ofrece. Dado este filón, salen apartamentos de debajo de las piedras, sin pagar la tasa turística o los impuestos correspondientes, haciendo de los negocios legales inviables, dado que no pueden competir con los bajos precios ofrecidos por los pisos turísticos “piratas”. Valencia es una ciudad, que actualmente necesita un cambio de rumbo en el sentido de la regulación de un negocio rentable para todos, y no solo para unos cuantos.

inversores

Inversores de todo el mundo al acecho

Chinos, alemanes, americanos han puesto el ojo en el sector de los apartamentos turísticos en España, y son muchos los que se plantean comprar edificios para explotarlos mediante la nueva tipología de alojamiento turístico. Los grandes inversores estan al acecho del sector.

La explotación del negocio de los apartamentos turísticos en España es altamente lucrativo. El turismo supone uno de los motores económicos del país, y esta nueva tipología de alojamiento está creciendo de forma exponencial. Más allá de la realidad, en ciudades como Barcelona, Madrid, Sevilla y muchas más, están empezando a tener una mayor importancia en el seno del sector. Poco a poco, se van creando las asociaciones de apartamentos turísticos en diferentes regiones del país, todas comandadas por Fevitur.

Siguiendo con el aumento de la explotación del sector, no es de extrañar leer noticias a diario de inversores extranjeros, comprando edificios enteros para convertirlos en apartamentos turísticos. Chinos, alemanes, americanos y árabes han visto en este negocio, la gallina de los huevos de oro. La metodología funcionaria de esta forma, inversores o fondos de inversión compra un/os edificios, invierte en su reforma y los permisos exigidos por el ayuntamiento de la localidad, y contratan una empresa de gestión de apartamentos para que se haga cargo de su explotación, recibiendo a cambio una rentabilidad mínima fijada. De esta forma, todos salen ganando.

España, el país que vive sumiso en una crisis que parece no tener fin, ve como este sector crece de forma exponencial y genera una riqueza económica y cultural inalcanzable. Aunque, empiezan a salir trabas por parte de administraciones públicas, son tantos los beneficios que al final uno se rinde a la evidencia.